Beneficios de un baño de pies

A medida que los días se enfrían, un baño cálido y relajante probablemente se vea atractivo al final de un largo día. Para algunas personas, sumergirse en un baño o sumergirse parece un lujo para el que no tienen tiempo. Nuestras vidas pueden ser agitadas, ocupadas y exigentes. Sin embargo, todo movimiento puede tener un impacto en su cuerpo, especialmente en sus pies. A veces es suficiente detener y quitar una carga de sus pies y remojarlos.

Remojar los pies es más que pies en agua tibia. Además de relajar y aliviar el estrés acumulado, sus pies tienen muchos beneficios dependiendo de lo que ponga en el agua. Los diferentes tipos de remojo ofrecen beneficios diferentes pero igualmente importantes para los pies.

Los tipos más comunes de remojo de pies son un baño de sal de Epsom y un baño de aceites esenciales.

Sal de Epsom

La sal de Epsom es una mezcla de sulfato y magnesio. Cuando se agrega al agua tibia para remojar los pies, puede proporcionar muchos beneficios para la salud, que incluyen:

  • Elimina toxinas y metales pesados ​​de las células de la piel.

  • Reduce la inflamación

  • Mejora la circulación

  • Alivia los calambres musculares y el dolor articular.

  • Relaja los músculos y los nervios y los ayuda a funcionar correctamente.

  • Equilibra los niveles de electrolitos.

  • Apunta y ayuda a eliminar sustancias nocivas del cuerpo.

  • Detener el olor de pies

  • Cura las uñas encarnadas y hongos en las uñas

  • Alivia la piel seca.

La sal de Epsom es barata y fácil de encontrar en las tiendas. Simplemente agregue unas cucharaditas a su fregadero y remoje los pies durante 10 a 15 minutos.

Remojar con aceites esenciales

Si te gustan los aceites esenciales y los remedios caseros, prueba estos baños de pies:

Remojo de aceite de cedro: el cedro tiene propiedades antifúngicas y antisépticas, lo que lo hace ideal para tratar el pie de atleta y otras afecciones fúngicas

Remojo de aceite de ciprés: el aceite de ciprés actúa como desodorante y antiséptico, por lo que este remojo es un tratamiento efectivo para las ampollas y los olores en los pies.

Remojo de aceite de bayas de enebro: las bayas de la planta de enebro reducen la incomodidad del dolor muscular y son excelentes para tratar la artritis del pie.

Remojar con aceite de lavanda: la lavanda es un relajante y analgésico, lo que hace que este pie sea ideal para curar músculos y articulaciones dolorosas y afecciones como la fascitis plantar.

Aceite de romero en remojo: el romero tiene propiedades antisépticas y es ideal para calmar los músculos cansados ​​y doloridos, lo que lo convierte en un baño ideal después de un largo día de pie.

El aceite de gaulteria se considera la aspirina de la naturaleza. Ayuda a aliviar el dolor y la hinchazón y tiene una sensación de enfriamiento particularmente agradable en los pies cansados.

Otro remojo

Otros baños de pies homeopáticos incluyen agregar una pequeña cantidad de leche entera o aceite vegetal al agua. Estos ingredientes pueden eliminar toxinas, prevenir infecciones y crear una piel suave en los pies. Después de enjuagar bien los pies, aplique una loción para pies o cuerpo para retener la humedad. La sal de Epsom y los aceites esenciales también se pueden agregar a este baño de pies.

Tan terapéuticos como los baños de pies, no son la panacea para todas las afecciones de los pies. De hecho, los baños de pies se recomiendan para dolores y molestias menores. Si nota algo de lo siguiente en su pie, consulte a un podólogo lo antes posible y deje de remojarse:

  • Dolor intenso en el pie que ocurre repentinamente.

  • Hinchazón o enrojecimiento del pie o pies.

  • Sufre de dolor en el pie diabético.

  • Siente dolor en el pie o en el pie que dura más de siete días.

  • Sensibilidad, hematomas o sangrado después de una lesión en el pie.

Las molestias, el dolor, las lesiones y la infección de los pies pueden ser graves. Si bien remojar los pies puede aliviar el estrés, los músculos y las articulaciones tensos y doloridos, calmar la piel y curar las ampollas y los cortes menores y el dolor en los pies, una pedicura debe examinar las afecciones más graves. Si experimenta dolor de pie persistente y severo como resultado de una lesión en el pie o infección por cortes o uñas encarnadas, no se recomienda remojar los pies, sino una cita con su podólogo.

Este artículo es meramente informativo, no tenemos autoridad para prescribir tratamiento médico o hacer ningún tipo de diagnóstico. Le invitamos a consultar a un médico en caso de que tenga algún problema o molestia.

Related Posts

Add Comment