Domestica a tu monstruo de culpa con estas estrategias de afrontamiento

¿Tienes tu propio monstruo de culpa personal (GM)? Tu sabes el tipo. Tal vez tu GM es un tipo inofensivo. Se puede esconder en un pequeño rincón de su cerebro, causando pequeños problemas hasta que lo tropiece nuevamente. Sin embargo, puede ser como un aguijón de abeja que queda en su piel. Una o dos semanas después, la picazón comienza de nuevo con una venganza, tal vez mucho después de que creía que ya había terminado con ese problema.

Alternativamente, su GM puede estar acosando día y noche, un residente permanente de sus patrones de pensamiento primarios, corriendo a través de su conciencia con regularidad mecánica, al igual que una montaña rusa constantemente atraviesa un sendero lleno de altibajos. De cualquier manera, si desea desalojar a su GM, pruebe estas estrategias de afrontamiento.

Cuidado con los disfraces que tu GM podría probar. Los sentimientos de ansiedad, rumia, entumecimiento vago y un sistema digestivo alterado pueden ser su GM tratando de mantenerse conectado. Recuerde que este es un problema crónico (si ha llegado al punto de impactar su vida) que requiere un trabajo constante.

Paso uno: Entrevista a tu GM. Retire el lápiz y el papel para escribir preguntas y respuestas. Las preguntas sobre la causa y la naturaleza de su culpabilidad pueden ayudarlo a evaluar si se trata de hechos o ficciones que su mente está generando. Las opiniones no cuentan en esta etapa. Guárdelos para más tarde, cuando revise su entrevista nuevamente. Siéntase libre de completar las entrevistas con el tiempo haciendo las mismas preguntas y agregando otras nuevas para considerar.

Segundo paso: Descubra qué es la culpa al buscar la palabra en el diccionario y leer lo que otras personas han dicho sobre esta emoción increíblemente difícil. Escribe tu propia definición basada en tu investigación.

Paso tres: Agregue actividades a su rutina que puedan contrarrestar los sentimientos de impotencia. Hacer ejercicio u otro tipo de movimiento, ver una película feliz que disfrutas, visitar a amigos (incluso virtualmente), disfrutar de la belleza natural de un parque o jardín público y trabajar en pasatiempos o proyectos puede darle a tu mente algo más para reflexionar. . Un buen cuidado personal puede incluir asegurarse de beber suficiente agua y comer alimentos saludables. (Advertencia: no caigas en las afirmaciones de tu maestro de que no mereces cuidados tiernos. Lo eres).

Paso cuatro: Lea sus preguntas y respuestas nuevamente. Elija los que desea responsabilizar y anótelos en una nueva página. Si hay algo de verdad aquí, puede tratarlo en una etapa posterior. Dibuja una «X» sobre las que son exageraciones, generalizaciones o falsedades. Un ejemplo de los que se pueden tachar podrían ser declaraciones como «Yo fui el único responsable de lo que sucedió». ¿Porque? Porque, a pesar de lo que su GM le puede decir, el control total, especialmente sobre alguien más, no es posible. También tache cualquier frase que contenga «if only» o «should».

Quinto paso: Ahora comienza el verdadero trabajo. Examine las preguntas y respuestas restantes. Busque la palabra «arrepentimiento» para ver cómo se relaciona (y a veces lo usa) su GM. Use sus preguntas y cualquier pensamiento nuevo para aclarar sus sentimientos sobre lo que sucedió. Escribe tus ideas. La culpa puede «desmoronarse» y arrepentirse. Ponga una «R» en las frases que se ajusten a esa emoción.

Paso seis: Si es posible, decida hacer algo con respecto a las preguntas restantes sin marcar. ¿Le debes una disculpa a alguien? ¿Puedes inventarlo de otras maneras? Si no se puede arreglar nada o si otros rechazan sus intentos de hacer las paces, continúe con el Paso Siete. Regrese al Paso Seis en el futuro si cree que podría tener más éxito más adelante. Pero no vivas en el Paso Seis.

Paso siete: Es normal lamentar que algo malo haya sucedido o que haya sido parte de ello. Pero en el Paso Siete, comprométete a avanzar en tu vida sin tu GM. Es el momento de decir adiós. Estas últimas sugerencias pueden ayudar. Siempre puede volver a los otros pasos para reforzar las verdades positivas y lidiar con las dudas persistentes. Trabajar con un consejero o terapeuta profesional es siempre una elección que puede hacer. Su objetivo ahora es vivir la mejor vida posible. Esto está a tu alcance.

Últimas sugerencias:

  1. Reconoce cuándo necesitas ayuda profesional.
  2. Sigue trabajando en ti mismo.
  3. Haga frente al estrés una prioridad en su vida.
  4. A propósito, desvíe los pensamientos que amenazan con abrumarlo.
  5. Practica respirar profundamente y relajarte.
  6. Recuerde luchar contra los pensamientos negativos levantando la mano o diciendo «¡Alto!»
  7. Incluya el cuidado personal en su rutina diaria.
  8. Reemplace los recuerdos traumáticos con pensamientos de tiempos positivos.
  9. Cree que esto será más fácil.
  10. Quédatelo.

Artículos relacionados

¡Involúcrese!

Get Connected!

Come and join our community. Expand your network and get to know new people!

Comentarios

Sin comentarios aún