Uno de los defectos más comunes de nuestra cara es la formación de manchas negras en la zona de la cara. Más precisamente, se trata de dilataciones del folículo piloso de la piel, debido principalmente a la acción de las hormonas. En esta ocasión, nos gustaría compartir con ustedes la historia de Dave Lindsey, un joven británico que fue víctima de constantes críticas en la universidad donde estudió.

Dave estudió diseño de moda en una prestigiosa universidad de Inglaterra. Con el paso del tiempo, y debido a que no prestaba mucha atención a su dieta, su rostro parecía cada vez más descuidado y ennegrecido. Un día, decidió cambiar radicalmente su apariencia y quitarse esas incómodas manchas de su nariz. Se fijó en un anuncio de televisión que podría ayudarle a cambiar su vida: se trataba de un grupo de dermatólogos especializados en tratamientos faciales. Dave decidió llamar inmediatamente y pudo ponerse en contacto con estos especialistas, hasta el punto de pedir una cita y finalmente poner fin a esta situación.

Cuando llegó a la clínica, se sometió a un procedimiento muy eficaz y rápido que le limpió los poros, y después de poco más de dos horas, los médicos le proporcionaron un espejo, que luego sostuvo y observó.

Fue una experiencia muy positiva en su vida, sin embargo, los médicos le informaron de que el trabajo no dependía completamente de ellos, sino que tenía que comprometerse a llevar una vida más sana. Eventualmente Dave continuó con su vida y comenzó a recibir elogios y explicaciones por tan increíble cambio.

No hay duda de que nuestra imagen es más que sólo nosotros, pero lamentablemente vivimos en un mundo de estereotipos y prototipos de belleza socialmente impuestos. El cuidado de nuestro rostro va más allá de nuestra belleza exterior y merece recibir el cuidado y la atención necesarios para disfrutar de una vida sana y completa. Este método se expuso rápidamente en las redes sociales y con él, la vida de muchas personas cambió de manera positiva.